"Déjate conducir por la Inmaculada"

¿Creer en un Dios que hace pucheros? Cuento Poema de Navidad.

No hay pruebas que demuestren la Navidad, pero dentro de cada uno de nosotros existe un niño, que es capaz de observar a los ángeles bajar y susurrarle a los pastores que corran a adorar al recién nacido; que puede escuchar el ladrido de los perritos que los acompañan corriendo y moviendo alegremente la cola; que puede ver bajar una estrella y postrarse de hinojos y adorar a este tierno niño; que puede admirar a los 3 reyes magos, que digo tres, seis, nueve reyes venidos de todas partes de la tierra para adorar a esta hermosa criatura y ofrecerle maravillosos regalos: carritos, pelotas, monitos, laptops, ah y por supuesto, oro, incienso y vino, digo mirra. Sí, ese niño que vive dentro de nosotros es capaz de descubrir a un Ogro que, amenazante, quiere robarse las sonrisas, y ver cómo el recién nacido le arrebata y le seduce el corazón; de conocer a una madre y un padre valientes, que por encima de las amenazas de la inseguridad y de la violencia que azotan la ciudad, han querido que su niño nazca en ella; ver una vaca, una mula y un buey custodiando el establo para que nazca el rey de reyes.

En fin, existe un niño dentro de cada uno de nosotros, que se maravilla ante un Dios tan grande pero que se ha hecho pequeño, y que nos ha empezado a hablar a través de llantos y pucheros.

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

15 de diciembre del 2012

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: