"Déjate conducir por la Inmaculada"

Algo de poesía y fantasía en esta fiesta de la Epifanía.

 

El camino de los magos hacia el niño Dios está lleno de dudas y errores: han vacilado, se han equivocado de ciudad, han perdido la estrella, han llegado con Herodes.

Pero el camino les ha mostrado también, que se necesita una infinita paciencia para volver siempre a comenzar.

Los magos nos enseñan a caminar con los pies en la tierra, pero con los ojos puestos en el cielo

El cuarto Rey Mago, atareado por dejar en orden todos sus pendientes, llegó tarde, ya sus compañeros… se habían ido.

Y la luna detuvo su camino, para no chocar con la estrella que, extasiada, contemplaba al tierno niño.

La estrella de Belén, celosa y furiosa, se detuvo a esperar a los Reyes, hombres al fin, que por mirar a otras estrellas, se habían perdido.

Y el tiempo se detuvo, embelesado al contemplar a esos Reyes adorando al Dios niño, y que de una bella virgen, había nacido.

Fue hasta el final que los Reyes se dieron cuenta, quién era la estrella que los había guiado hasta el tierno niño, había sido la hermosa Virgen María.

Fue precisamente Ella, quien guió a los Reyes Magos hacia el niño Jesús, la hermosa estrella de la mañana y estrella de la Evangelización.

-¿Que tenemos? -Oro, incienso y mirra -¡Pero si es un niño, Melchor! ¿Cómo se te ocurre? ¿Te olvidaste de los carritos y de los muñecos, verdad?

José y María, en silencio se miraban, y sus ojos se unían contemplando al divino niño.

Las más bellas palabras de amor, se dicen, sin decirse nada, así ellos, así el recién nacido, así es el lenguaje de Dios.

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

5 de enero del 2013

2 comentarios

  1. Lily /

    Gracias Padre hermoso mensaje hecho poesia!! bendiciones!

    • P. Alfonso Miranda /

      Gracias Lily Dios te colme de su amor y bendición

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: