"Déjate conducir por la Inmaculada"

Peregrinación a la Basílica de Guadalupe, crónica y testimonios juveniles

Dentro de la comunidad de San Max encontramos a muchas personas con grandes dones, entre ellos podemos destacar a los escritores, a los cuenta cuentos, a las danzantes, a los que nunca se cansan de ayudar, entre otros, en esta ocasión hablaremos un poco sobre las personas a las que Dios les dio el don del canto.

En San Max contamos con alrededor de siete coros, los cuales son parte importante de nuestra comunidad, principalmente en la celebración Eucarística  ya que con sus cantos ayudan a integrar a los fieles asientes en los ritos religiosos de la misa.

Cada año San Max cuenta con diversos eventos en los cuales los coros se integran para que sus voces se unan en un mismo canto de adoración y alabanza al Señor; este año se eligió a nuestro Templo para cantar en la misa de la peregrinación del Decanato en la Basílica de Guadalupe y los coros prepararon cantos especiales para la ocasión.

Cada integrante tuvo una experiencia única, desde los ensayos una semana antes, en el trayecto e instalación y después de la misa. Algunos de ellos nos compartieron su experiencia al cantar en este recinto tan importante para la iglesia católica.

Efraín Treviño

En mi ida a la basílica, cuando recién me dieron la noticia pensé: ¡excelente!, estaba muy ansioso; cuando empezaron los ensayos se me complicaba ir por la escuela, entre otras cosas y me sentía muy nervioso porque había ido a algunos ensayos, pero no me sentía lo suficientemente seguro como para tocar al “100”. Llegó el día, me levante temprano y llegue a San Max, después de cargar unas cosas partimos hacia nuestro destino, aquel esperado momento había llegado, veía la cara de todos emocionados y felices de vivir el momento, entonces conectamos todo, estábamos preparados para empezar a cantar cuando mencionaron la entrada de la peregrinación de nuestra comunidad. Empezamos a tocar, tenía todo el nervio a más no poder, terminamos de cantar esa canción y gracias a Dios todo perfecto, las demás canciones también salieron bien, no de igual manera el Aleluya, (jajajaja) que no supimos si lo volveríamos a cantar o no, pero lo volvimos a cantar. Al término de la misa mis papás y otros familiares me esperaban, me dijeron que habíamos tocado excelente. Después todos los que habíamos participado en el coro de la misa nos fuimos a comer y platicamos, nos reímos y recordábamos un gran momento vivido. La verdad me gustó mucho haber cantado en la basilia y lo volvería a hacer una y otra vez.

Alex

Antes de tocar, cuando íbamos a los ensayos, me sentía medio nervioso porque no conocía a nadie y no sabía si les gustaría mi forma de tocar las canciones. Después estaba más relajado cuando conocí a todos. Al estar en la basílica me sentía nervioso porque había mucha gente, normalmente la batería va atrás de todos pero ahora me tocó adelante (jaja) y muchas personas me estaban viendo. Cuando acabó la misa me sentí bien porque todo salió como queríamos y porque lo hice por Dios.

Marcelo

Antes de la Peregrinación. Recién nos avisaron que íbamos a tocar en la misa de la Basílica de Guadalupe, mi primer pensamiento fue de gusto y me pareció una muy buena oportunidad de hacer algo que me gusta mucho, que es tocar música. En un principio solo lo veía así, después me fui contagiando del ambiente que había en todos: felicidad, ánimo y muchas ganas. ¡El viernes ya ansiaba que fuera domingo!

Durante la Peregrinación. Llegó el domingo, nos citaron a las 12 horas en San Max, llegué,  vi a todos preparándose, se me quito el cansancio que traía de la semana de ensayos intensos y dije: me voy a poner las pilas y a tocar con todo.

No caminamos en la peregrinación porque teníamos que estar antes para preparar todo. El momento de llegada a la basílica, y de empezar a instalar todo, me gustó mucho el nervio que se empezaba a sentir, el que después se transformó en muchas ganas y el resultado fue la muy buena misa que tuvimos, que en mi opinión salió excelente.

Después de la peregrinación. Ya que se terminó la misa, todos estábamos muy cansados pero muy felices, en primer lugar por haber tocado en la Basílica frente a la Virgen de Guadalupe, y en segundo con la satisfacción del deber cumplido. ¡Ah! y también rematamos llegando a San Max a tocar en misa de 7:00 pm. Me gustó muchísimo la experiencia y ya quiero que se repita otra igual.

Rocío Pérez

Cuando me enteré que cantaríamos en la Basílica de Guadalupe ante todo el Decanato pero principalmente ante La Virgen de Guadalupe, sentí una enorme emoción, la verdad  no me imaginé que tendría esa oportunidad algún día. Nos preparamos con mucho entusiasmo y dedicación para poder dar el concierto que ella merece.

Se llegó el gran día, eran muchos los nervios pero mayor la alegría de estar ahí parada junto a mis compañeros, viéndola tan de cerca y aparte cantándole, que los nervios se convirtieron en emoción , alegría y en algo que te hace hacerlo aun mejor sin que te des cuenta… simplemente algo indescriptible.

Me queda un enorme orgullo y satisfacción al haber vivido esta experiencia porque definitivamente cantamos con el corazón a nuestra madre, La Virgen de Guadalupe.

Diana Pérez

Al enterarme de que cantaríamos en la Basílica, tuve una sensación de emoción por tan gran privilegio que me tocaría vivir, sin dejar de sentir preocupación por la gran responsabilidad que se nos ponía enfrente; ensayos que a diario se intensificaban mas por la misma presión de que todo salga bien.

Llegado el día (-tranquilidad indescriptible-), al momento de iniciar, la sensación de la adrenalina fue subiendo más a cada momento. Al tocar y al entonar las canciones mi emoción fue creciendo de una manera también indescriptible, sin dejar de pensar para y por quien estábamos ahí. Dios… él nos puso ahí.

La satisfacción y la dicha de haber estado en tan privilegiado lugar, haber cantado y tocado para él, María, los Sacerdotes y toda la gente que asistió… y en compañía de personas a las que quiero me hizo sentir: ¡en mi lugar preferido!

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: