"Déjate conducir por la Inmaculada"

Un cuento de dragones y princesas.

En mi loco afán por la vida, me puse a cazar dragones por todos los Reinos de la tierra, para mi hermosa princesa, que había dejado bien segura en la torre de mi Castillo.

Y vinieron después las mil luchas y un combates, y pasaron los meses, y quizá los años, y me olvidé de mi princesa.

Ella mientras tanto, había escapado del Castillo, y había sido conquistada por otros príncipes que le habían ofrecido … mejores Reinos.

Más tarde con gran pesar, comprendí lo que había hecho, dejé de perseguir dragones, y los enterré en mis sueños, y me puse a reconquistar mi verdadero Reino, a mi Princesa, que hacía mucho… había partido.

Afortunadamente, en el corazón de mi amada, aún estaba yo, por lo que peleando contra mil príncipes y sus mosqueteros, pude, después de mucho tiempo, con mi paciencia, insistencia y tenacidad, volver a recuperarla, eso sí, para ya nunca dejarla jamás!

 

Inspirada y dedicada a una querida parejita del grupo de Retrouvaille Monterrey.

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

Un comentario

  1. Alma Rosa Beltrán /

    Me encantó

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: