"Déjate conducir por la Inmaculada"

Un hermoso Poema a la Fe, de Blanca Sam.

Un día abrí los ojos

y exclamé: ¡Yo!

Otro día miré por la ventana

Y dije: ¡El!

Después, pronuncié tu nombre.

Una noche junté tus labios con los míos

y dijimos: “Nosotros”,

Y al decir nuestro, el mundo

se abrió con toda su belleza,

expandiendo al frente su horizonte.

Contemplé el sol y el viento.

Sentí el mar.

La arena que abrazó mis pies.

¡Y yo acaricié la vida!

 

Autor:
Blanca Sam (Revista Vida Nueva, México, Num 3, 15-28/01/2012).

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: