"Déjate conducir por la Inmaculada"

Testimonio de conversión de Juan Fernando -Parte II-

Reconciliación

TESTIMONIO DE FE

¡GLORIA A DIOS!

MI CONVERSION –INTERCESION DE SAN MAXIMILIANO MARIA KOLBE

¡DEJATE CONDUCIR POR LA INMACULADA!

Parte II

 

SE LLEGO OCTUBRE…….Y EL ENCUENTRO SE DIO

Recibí la llamada y con ella la invitación para asistir al referido Encuentro, neófito e ignorante me dispuse a experimentar esas vivencias pero con los ojos y oídos prestos,  me alisté para asistir  a ese llamado que me hacía Dios nuestro Señor a través de mi compañera en las fiestas de mi templo de nuestro Patrono San Maximiliano y fue ahí donde fui tocado pienso yo, por el Espíritu Santo mediante la Intercesión de la Inmaculada y me deje conducir, abandoné mi voluntad y elevé una oración pidiendo que se hiciera la voluntad de Dios y no la mía.

Al principio dudaba y me cuestionaba que eran esos sentimientos que de mi emanaban, que impedían que me negara para acudir a ese encuentro. Pronto comprendí, que nadie puede negarse a realizar los mandatos de Dios…

LA LLEGADA DE LAS GRACIAS Y LAS BENDICIONES

Me permito mencionarles brevemente que obtuve mi pensión por antigüedad y años de servicio, sin embargo me faltaron 6 meses para ser objeto del mayor reconocimiento que se otorga en mi profesión y ¡Oh Sorpresa!  Después de seis años se me presenta la oportunidad de cumplir ese plazo y ¿Dónde creen que se me abren las puertas para que pudiese culminar esa meta en mi carrera? en la Casa Hogar El Refugio. Y ahí presté mis servicios, aunado con Hermanas Religiosas que dan amparo, vivienda y educación a jóvenes alumnas de nivel medio, todas ellas producto de matrimonios disfuncionales.

Cumplí mi tiempo y alcancé esa meta,  primera Gracia que el Señor me daba, aún sin acudir al mencionado encuentro, 40 años de trabajo continuo, satisfacción propia y generando orgullo entre los míos, Gracias Padre, por haberme permitido ejercer dicha labor gracias San Max por tu Intercesión.

Continué preparándome en cuerpo y alma para asistir al mencionado encuentro, el día llegó y como un infante que alegre asiste a su primer día de labores, crucé el umbral del recinto que se convertiría en mi morada para llevar a efecto el multicitado encuentro.

Se dieron tantas cosas tan hermosas que mi mente jamás imaginó, se aclararon dudas, abrí mi corazón plenamente para agradecerle a Dios, el haberme trazado esa línea en mi camino para asistir a las fiestas parroquiales de nuestro Patrono San Maximiliano donde sentí el llamado, donde fui invitado a rehacer mi vida, enmendar errores, corregir mis rumbos, y que hoy día con día me esfuerzo más y más por ser mejor persona, mejor esposo, padre, abuelo, hermano, vecino, compañero; son tantas las facetas de la vida que requieren de dar buen testimonio, pero la más difícil, es la de mantenerse como un auténtico cristiano.

Somos débiles y fácil presa de caer en desacato y no observar los mandamientos y sacramentos, sin embargo, con las herramientas de la Fe y mediante la Oración, podemos salir avante y triunfadores, reiterándoles una vez más; Dejándonos llevar por la Inmaculada Concepción  y pidiéndole a nuestro Patrono San Maximiliano que siga siendo la luz que ilumine nuestro camino para llegar a un feliz destino: ALCANZAR LA GLORIA DE DIOS.

Los invito hermanos a que continuemos orando para que todos lo logremos. Los aprecia su hermano JFSA.

Continuará…

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: