"Déjate conducir por la Inmaculada"

Anécdota y gran enseñanza en ocasión del Encuentro de Religiones por la Paz en la Cd. de México

 

Sucedió hace algunos años, en un Encuentro de religiones, efectuado en la Conferencia Episcopal de Montalban de Caracas en Venezuela. Estuvieron presentes unas 250 personas de distintos países, y de distintas expresiones de la fe cristiana. Samuel un Pastor evangélico había expuesto su senda posición acerca del bautismo y luego se abrió la sesión a preguntas y respuestas. Después de una media hora, una monjita católica tomó la palabra para preguntar: “que es lo que ocurrió en la historia que nos haya separado y nos haya mantenido en una situación de tanto rechazo y en momentos, de violencia”. La pregunta fue dirigida al Pastor, quien le preguntó si le podía contestar “con toda franqueza y libertad”; su respuesta fue afirmativa.

El Pastor le explicó con un lenguaje muy sencillo y preciso, de esta manera: “nuestro rechazo mutuo viene desde el tiempo de la reforma y de la contrarreforma. A partir de allí nuestras posiciones se endurecieron, y nuestras interpretaciones caminaron y se convirtieron en murallas de piedra.

Para nosotros, a causa de lo que se nos enseñaba, la gran ramera del Apocalipsis era la Iglesia Católica Romana y por ello no se podía comulgar con ella, pues no tenía nada de Dios. Y para ustedes los católicos, nosotros éramos herejes y apóstatas. Y por ello nos cerraban la puerta, se caminaba por la acera de enfrente de nuestros templos para no entrar ni contaminarse”. La lista de vejámenes era larga.

Cuando terminó de compartir estas palabras el Pastor (se podía oír el ruido de una aguja al caer, pues el silencio, la expectativa y el dolor eran tan profundos), se puso de pie el amado Monseñor Terán del Ecuador, y pidió la palabra…

Tiene razón hermano Pastor, es mucho ya lo que nos hemos lastimado, por lo que, lo único que nos queda por hacer, es “pedir perdón y perdonarnos” por el terrible pecado del pasado.

Al final todos lo hicieron, y reinó una gran alegría en los corazones que todos juntos alabaron al Señor.

 

* Esta anécdota fue contada directamente a un servidor, por parte del Pastor Samuel Olson, Presidente del Consejo Evangélico de Venezuela, en la IV Sesión Plenaria del Consejo Latinoamericano y Caribeño de Líderes Religiosos organizado por el organismo mundial Religiones por la paz, celebrado en la Cd. de México, del 1 al 3 de septiembre de 2010, a la que tuve la gracia de asistir acompañando al Emmo. Sr. Cardenal Don J. Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Monterrey.

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom


Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: