"Déjate conducir por la Inmaculada"

Testimonio de conversión de Juan Fernando -Parte IV y final-

¡GLORIA A DIOS!

MI CONVERSION –INTERCESION DE SAN MAXIMILIANO MARIA KOLBE

¡DEJATE CONDUCIR POR LA INMACULADA!

Parte IV

 

 

 DINÁMICA Y PROCESO DE LA CONVERSION

Mi Fe se fortalece, se acrecenta mi acercamiento con Dios y mi Conversión sigue viento en popa. Múltiples y muy variadas actividades en mi grupo Atardecer Dorado que fomentan una plena integración entre sus miembros, se inicia una participación directa en el desarrollo de las misas, en las ofrendas, en la liturgia, en los cantos, en las procesiones de Semana Santa, la lectura del Romancero, el Rosario Sabatino en los meses de mayo y octubre, misas de barrio, etc. Así como asistir a misa cotidianamente, más sin embargo todo eso sería echarlo en saco roto, si no cumplimos fielmente las obligaciones que tenemos como cristianos; amar al prójimo, ayudar al necesitado, cuidar a los enfermos, dar agua al sediento, ser humilde y caritativo.

¿Qué me dejó ese Encuentro con Dios nuestro Señor? ¿Cómo trato de aplicar las enseñanzas adquiridas? La verdad es que no es fácil cumplirle a Dios, quien nos requiere de manera total, no podemos ser un día un buen cristiano y al siguiente caer en la inmundicia y la falsedad.

Este encuentro me mostró un Dios bondadoso y misericordioso, que no me pide nada extraordinario solo que haga lo que tenga que hacer, aprendí a mirarle a los ojos y a sostenerle la mirada, me enseñe a dialogar con El, dejando atrás el monólogo de súplicas y peticiones que hacía cuando me encontraba inmerso en una problemática sin solución y solicitaba un milagro, pero comprendí que mediante la oración y la meditación Dios me aporta los medios para solventar las necesidades que se me presenten, ahora lo escucho, y analizo si realmente merezco que me proporcione una respuesta satisfactoria;  estar en Gracia con Dios y permanecer en ella no es fácil, pero estoy tratando de perseverar día con día para hacerme acreedor y merecedor de todas sus bendiciones.

Con esto hermanos, quisiera concluir este relato de mi conversión:

Deseo en cuerpo y alma que Dios me dé la fortaleza para alcanzar una Conversión plena y pueda dar testimonios reales de ser una persona que pueda coadyuvar en mi papel de laico para difundir su palabra en primer término, entre mi familia, mis vecinos, mis amistades, y porque no a los que todavía hoy día no tiene acceso o desconocen la Palabra de Dios.

Esto hermanos lo podemos lograr, decidámonos a realizar esta hermosa labor apoyando en lo que nos sea posible a los párrocos de nuestro Templo de San Maximiliano al P. Alfonso Miranda y al P. Fernando Torres.

Que Dios bendiga nuestra comunidad y que la Inmaculada nos siga cubriendo con su manto, mediante la intercesión de nuestro Santo Patrono San Maximiliano Maria Kolbe.

 

Juan Fernando SA—ATARDECER DORADO

DICIEMBRE DE 2011

P. Alfonso Miranda  – P.  Fernando Torres

Sea esto un testimonio del sinfín de bendiciones que Gracias a la Intercesión de San Maximiliano María Kolbe se han dado en nuestra comunidad.

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: