"Déjate conducir por la Inmaculada"

Fotocuento: Hoy al pasar por la calle rumbo a mi destino, una puerta detuvo mi camino…

Hoy, al pasar por la calle rumbo a mi destino, una puerta detuvo mi camino, invitándome a entrar.

Allí estaba, en medio, enfrente, a la vera del camino. Invitándome a pasar. Pero, a dónde? … Pero, qué a caso importa?

Un bosque interminable aparece pegado a la puerta.

Pero qué hay detrás en verdad? Un abismo, un acantilado, un pueblo, una noche, un mar?

No lo sé, lo que sí sé, es que cada uno de ellos, encierra un sueño.

Descubriré el amor?  Encontraré la paz? Habrá allí la armonía que busco?

Es solo una puerta que te invita a pasar! Te toca a ti aceptar.

De entrada pierdes, si te conformas con lo que tienes.

El mundo es de los arrebatados, de los que se lanzan a descubrir el mundo arriesgándolo todo. Qué a caso la vida es otra cosa?

Temor? Tienes miedo? Olvídalo, luego hablamos. El mundo no merece a los que no tienen sueños, y menos a los mediocres y pusilánimes.

Cambiar de vida, de horizontes? Si no puedes crear, quizá puedas descubrir un universo nuevo? Pero no, estás demasiado aferrado a tus cosas y a tus gentes.

Vamos te invito, nada pierdes, tienes un infinito por ganar.

A mi lado pasaron otros, que ni siquiera voltearon, indiferentes a su existencia, cómodos y asentados a su propia subsistencia.

Sólo yo el más inquieto, y porqué a mi solo? Que no podré llevar a alguien?  Más sólo yo he sido invitado.

Me acerqué vacilante y abrí la puerta… y dando con firmeza el primer paso.. entré en un nuevo espacio lleno de ilusiones y sueños… pero estaba solo… y todavía no encuentro a nadie… y se ha borrado el camino de regreso…

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: