"Déjate conducir por la Inmaculada"

¡Sueña!

La Real Academia Española define la palabra sueño como:

“cosa que carece de realidad o fundamento, y, en especial, proyecto, deseo, esperanza sin probabilidad de realizarse”.

Con tal definición podríamos desanimar a cualquiera, sin embargo, las personas comenzamos a soñar desde muy pequeños, casi desde que tenemos uso de razón, y a partir de entonces no paramos.

¿Recuerdas tus sueños de niño? Es tan fácil soñar cuando se es pequeño, un día podemos ser un superhéroe que salva al planeta tierra, otro día un científico que descubre algo muy importante y después, un artista famoso que alegra con su música la vida del mundo. Al correr de los años, con las obligaciones adquiridas pareciera que vamos perdiendo el hermoso hábito de soñar, pero no muere del todo, se mantiene latente, hay algo que nos impulsa a soñar, una fuerza interior, una luz que se resiste a ser apagada y llena nuestro corazón de sueños.  Ten por seguro que la mente intentará boicotearlos pero debemos luchar porque no mueran, y mejor aun debemos luchar por mantenerlos vivos y presentes, por hacerlos realidad, porque ellos son el combustible que nos impulsará a lugares insospechados y ni siquiera imaginados. Sobran los ejemplos de personas que se han atrevido a soñar, que corrieron el riesgo y que han cambiado al mundo en su atrevimiento.

Seamos valientes, estamos aquí para soñar y hacer realidad nuestros sueños, ¡No dejemos de soñar!

Espíritu Santo, renuévanos y llena nuestro corazón con los sueños que nuestro Padre del cielo quiere para nosotros. Señor Jesús danos valor y fortaleza para hacerlos realidad. Virgen María Inmaculada haznos dóciles y obedientes para hacer la voluntad del Señor.

 

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: