"Déjate conducir por la Inmaculada"

¿Qué hace una flor en el desierto?

 

Para el desierto la flor es su princesa, es su reina.

Todas las piedras, los animales y las espinas le rinden honor.

Ella aporta toda la alegría y hace más llevadero el calor.

Con ella, la aridez y la escasez pasan desapercibidos.

Su belleza deslumbra y eclipsa al mismo sol.

Por ella el mismo desierto se siente digno. Por ella es capaz de todo, hasta de vivir dos inviernos sin frío.

El desierto, la verdad, es que está extasiado. Teniéndola a ella, no se queja de la falta de agua, de la bruma, ni del viento ni de nada.

Podrá faltar todo menos ella.

Así es el amor.

 

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola @padrealfonsom

Agradezco la foto a: Nadiaa Gu @NadiaaGM

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: