"Déjate conducir por la Inmaculada"

¿Cómo podrá un ave sacar de un pozo a un elefante?

Había intentado todo con tal de sacar a su amigo, le había hablado, gritado, había ingenuamente intentado empujarlo, jalarlo, pero todo había sido en vano, no había podido mover ni una sola de sus gigantescas patas (solo la trompa y la cola se le movían), ya casi en su desesperación por liberarlo, se le ocurrió una locura, se puso delante de sus ojos, y empezó a volar enfrente de él, y los ojos se le empezaron a mover, después voló más fuerte, y rápido regresaba. Veía que su amigo, se entusiasmaba y se esforzaba férreamente por escapar. Después de todo el día de ayudarlo, soportando el peso del sol y el calor, extenuado y casi por caer la noche, el ave emprendió una vez más el vuelo, el último, tan alto y tan rápido como pudo, hasta hacerse un punto, y luego desaparecer, al regresar y buscar a su amigo, el elefante se había ido ¡Había logrado escapar! Y ahora corría muy fuerte, y saltaba como intentando volar, inspirado enormemente por el vuelo libre, generoso y alto de su amigo.

Al final, éste lo alcanzó y todavía, juntos y muy contentos, se pusieron a jugar.

¿Cómo podrá un ave sacar de un pozo a un elefante? ¿Empujándolo? ¿Jalándolo? Jamás. Sólo podrá moverlo y sacarlo, inspirándolo con su vuelo!

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

15 agosto 2012. Fiesta de la Asunción.

3 comentarios

  1. Excelente artículo, Padre Alfonso. Dios y María Santísima lo bendigan.

  2. Angeles Ortega /

    Me encantan las hisotrias que con pocas palabras y sencillas frases hacen reflexionar o dejan una enseñanza. Amigo tú eres como esa pequeña ave, siempre nos inspiras a seguir, a subir a buscar siempre lo sublime.¡Sigue adelante!

    • P. Alfonso Miranda /

      Gracias Yorch gracias Angelitos que Dios nuestro Señor los colme de su gracia de su luz y de su fuerza para seguir adelante en su nombre. Bendiciones.

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: