"Déjate conducir por la Inmaculada"

Testimonio: Obra de teatro “Sólo el Amor Crea”

TESTIMONIO
OBRA DE TEATRO “SOLO EL AMOR CREA” Jueves 22 de noviembre del 2012, Auditorio Luis Elizondo
Bueno, entrando de lleno a la sesión de testimonios y agradecimientos:

Participar en la obra ha sido una gran bendición para mi, creo que Kike comentaba que Dios le hablaría de forma particular a cada uno es su respectiva asignación en la obra, el miércoles del último ensayo pude asistir a misa, intenté confesarme como nos recomendó Vero, pero no hubo oportunidad, sin embargo el Evangelio me impactó (Lucas 19, 11-28). Y creo que dependiendo de nuestra asignación pequeña o grande ha tenido una enorme recompensa. Mi rol de rea histérica en verdad, que me re-chocó y me costó trabajo, porque soy muy quejumbrosa y no dejo de preguntarme si así me escuchan Dios y mis semejantes… y me queda claro que debo de trabajar en ello.

Ver el compromiso y la responsabilidad de cada uno, el trabajo, el empeño, creo que muchos descubrimos dones que no sabíamos que teníamos, abandonamos miedos, y bueno, me encantó ver el crecimiento de todos, y ver que somos los primeros evangelizados con este proyecto y con la vida de San Max.

De mis comunicaciones con el ES, siempre vi esta obra como un proyecto de Dios, y siempre tuve Fe en que Él y la Inmaculada se iban a encargar de que todo saliera a la perfección como así sucedió, nunca hubo ni la más mínima duda en mí. Creo que humanamente hicimos lo que nos tocaba, pero la parte que Dios hizo fue en verdad magistral, nadie puede dudar que muchísima gente estuvo en oración y sobre todo que sus oraciones y las nuestras fueron plenamente escuchadas.

Ahora bien, la misma vida de San Max, nos tocó a nosotros, y tocó con la gracia de Dios a muchas otras almas. He pensando que su vida, al igual que la de otros santos, reproduce rasgos y características de Jesús: su humildad, obediencia, la aceptación de su misión, el anuncio del Evangelio y del amor a la Madre Inmaculada, su total abandono y confianza en Dios. Y esa Fe ciega en que cuando las cosas se hacen con pureza de intención y con Caridad perfecta, el Padre es el principal cómplice para que se lleven a cabo. Su amor y entrega hasta dar su vida. Su empeño por conseguir la santidad y la salvación de las almas.

Y bueno, el mensaje de San Max, coincide totalmente con el mensaje del Apostolado de la Cruz, ejercer el sacerdocio que nos ha sido dado con el bautismo, buscar la salvación de las almas, amor infinito por la Inmaculada, ofrecer la cruz de cada día, transformar el dolor en amor y ofrecerlo como ofrenda agradable al Padre. Y estaba pensando también que San Max es un fraile franciscano, otra Espiritualidad de la cual el Señor me está alimentando.

En fin, tanto que reflexionar, tanto que agradecer. Todo fue simplemente perfecto.

Al Padre Alfonso le agradezco la confianza depositada y el tener esa visión de lo que podía llegar a representar esto para toda la Comunidad, creo que como decía San Max cuando explicaba los fundamentos de la Milicia de la Inmaculada se ha creado una fraternidad muy bonita entre todos los participantes de la obra. En verdad que creo que para algunos fue un sueño cumplido, que ni siquiera sabíamos que teníamos. Muchas interrogantes se quedan en mi cabeza ¿cómo que quiere Dios de mí, en qué le puedo servir? Y he visto que ese efecto se ha producido en muchos más. Y parafraseando al Padre Alfonso ¿porqué no seguir soñando?

Que importante es tener pastores en la Iglesia, como el Padre Alfonso y Fernando, para ambos mi total cariño, respeto y agradecimiento. Dios nos bendice con su ministerio. Y que decir por ese Consejo de Economía que tan atinadamente administra los recursos, y de esa Comunidad que participa y mantiene vivo este Templo, aquí verdaderamente se siente una Iglesia viva, una comunidad fraterna.

No conozco los milagros que hayan servido para que San Max haya sido canonizado, pero he visto lo que ha hecho en nosotros. Con eso de momento me doy por bien servida.

Gracias a Dios, a la Inmaculada y a cada uno. Y coincido… Sólo el amor crea.

 

Autor: Erika Rodríguez

29 de noviembre del 2012

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: