"Déjate conducir por la Inmaculada"

Tiene que haber algo de verdad en todo esto de la Navidad

la-verdadera-estrella-de-belen

Un Dios que se hace pequeño, ángeles que aparecen y anuncian la llegada de su reino, un Dios que habla en sueños, una estrella que guía y se arrodilla, unos magos majestuosos que vienen de Oriente.

No puede ser verdad tanta belleza, un Dios que no ha escogido ni reyes ni a ricos, sino a los pobres y desvalidos, para darse a conocer.

Un Dios que para manifestarse, prefiere los sueños, los sentidos y los corazones, a la lógica, la razón y las argumentaciones.

Pues no son los sabios y entendidos los que lo han visto, sino los pastores, los animalitos y los niños.

Más que verdad parece un cuento, pero sin ello toda la realidad perdería su fundamento, y la misma vida quedaría sin aliento.

Un Dios que se ha hecho carne para redimirnos, lágrimas para comprendernos, corazón para amarnos, pies para acompañarnos, manos y brazos para estrujarnos y abrazarnos.

Este Dios, es cierto, tiene mucho de incomprensible, más sin él, cuán vacía y sola y sin sentido quedaría la vida.

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

29 de diciembre 2012

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: