"Déjate conducir por la Inmaculada"

Que pueda sanar el alma…

desolado

 

Que pueda sanar el alma,

de asperezas y quemaduras.

Besando con dulzura y calma

sus impaciencias y amarguras.

 

Muerte del alma es la apatía,

el vacío, el fastidio y la desolación.

Hace falta levantarse con alegría,

con coraje, lucha y determinación.

 

Que salga de esos días inhiestos,

donde todo sabe a dolor y amargura.

Que cambie el rencor por besos,

y transforme la maldad en hermosura.

 

Que recupere en fin, el alma su lozanía,

y dejé atrás el vacío y la perdición.

La vida se defiende con valentía,

y se muere luchando con fuerza, y pasión. 

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

21 de enero del 2013

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: