"Déjate conducir por la Inmaculada"

Homilía – Jueves 25 Abril 2013

Evangelio Marcos 16, 15-20.

ascencion1

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará, el que se resista a creer se condenará. Y estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre echarán a los espíritus malos, hablarán en lenguas nuevas, tomarán con sus manos las serpientes y si beben algún veneno, no les hará ningún daño. Pondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán.”

Así pues el Señor Jesús, después de hablar con ellos fue llevado al cielo y se sentó ala derecha de Dios. Y los discípulos salieron a predicar por todas partes con la ayuda del señor, el cual confirmaba su mensaje con las señales que lo acompañaban.

 

Reflexión.

Sin duda que la exhortación que el Señor Jesús hace a sus discípulos en dicho mensaje, es una constante a todos los cristianos de hoy para anunciar la buena noticia del Reino de Dios a todo el mundo, empezando por nuestras familias, parientes, vecinos de barrios y colonias, en escuelas y trabajos y en todo lugar que sea posible, pues la semilla se siembra con fe y confianza de que en su oportunidad fructificará.

En nuestro medio actualmente tenemos la fortuna que los creyentes y seguidores de Cristo, no somos perseguidos, amenazados, encarcelados o muertos, por los que solo se requiere decisión y algo de esfuerzo, así como el deseo de cumplir el mandato del Señor, de llevar el mensaje de salvación.

Es cierto que los apóstoles tuvieron un llamado especial, pero nosotros también tenemos el mismo llamado que ellos de parte de Cristo, que es el amor, la fidelidad y la promesa de que siempre estará con nosotros, si se lo pedimos y los permitimos y seguramente según sea nuestra fe, podremos  realizar en su nombre algunas de las hazañas que ofreció a los apóstoles.

Quirino Cantú Buentello, II Escuela Bíblica.

Jueves 25 de abril del 2013

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: