"Déjate conducir por la Inmaculada"

Un hasta luego

 

Un hasta luego

Cuando nuestra misión aquí en la tierra ha sido cumplida volteamos a ver a Dios en el centro de nuestro ser, porque sabemos que nos está aguardando, Él nos abraza y nos reintegramos a su infinita vibración que todo lo invade.

Libres de miedo y sufrimiento somos ahora sólo amor en el corazón de quienes nos recuerdan.

Dentro de la eternidad la vida en el mundo es un pestañar hemos de sentir un hasta luego como un suspiro y permitir que nuestro corazón esté en paz.

Aquí si se puede entran aquellos que no somos indispensables ni irreemplazables, debemos saber desprendernos y reconocer que es el fin aquí en la tierra pero obtenemos la mayor bendición de vivir en espíritu toda la eternidad.

Grupo “Talleres de Oración y Vida” del Padre Ignacio Larrañaga, del Templo San Maximiliano María Kolbe

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: