"Déjate conducir por la Inmaculada"

No te olvidaremos: + Sandra Gutiérrez Villarreal

 

Sandra

 

El Señor la llamó, y la encontró como encuentra a los santos, haciendo y cumpliendo con su deber.

Había llegado este domingo 2 de febrero del 2014, día de la luz, muy temprano al Templo de San Max, saludando y abrazando a todos, y se dispuso a preparar las cajas de plástico, que ella había comprado especialmente para la pastoral social, y las había puesto, como cada domingo primero de mes, a la entrada de la Iglesia, para ir recogiendo las despensas que los fieles traerían para compartirlas con sus hermanos.

Había servido en la misa de niños a las 10 am, subido las cajas al altar, y después de misa, las llevó al salón donde siempre las guarda.

Al repetir el proceso, ahora para la misa de 11.30 am, se empezó a sentir mal, fue abrazada por varios miembros de la comunidad, y luego recostada en las bancas del atrio, donde fue asistida por un doctor. Se reincorporó, y acompañada de una compañera bajó del atrio, y volvió a sentirse mal, y se recostó, ahí fue atendida por dos doctores, pero entraba ella rápidamente en paro. Pero antes, ella hablaba y decía, – las despensas, las despensas, hay que recogerlas, – no te preocupes, le decía otra, los muchachos las recogerán, verdad, chicos? – Y ellos respondían que sí, – ella viendo su total disposición, cerró los ojos, para ya no despertar.

Todavía en su último suspiro, y en sus últimas palabras, estaba su celo por servir, y su preocupación por los demás, para que no les faltara lo necesario para vivir, y que ella lo juntaba y directamente en sus manos lo depositaba.

Dios la llamó en medio de la comunidad de San Maximiliano Ma. Kolbe, su familia, a la que ella había servido entregada totalmente por varios años, y ahora había venido a despedirse de ella, en medio de los abrazos de todos los que la queríamos; y de la puerta de la Iglesia, literalmente, partía al cielo.

El Señor la encontró sirviendo ante su altar, y ahora se la llevaba para coordinar la Pastoral social en el Reino de los cielos.

 

Tuvimos la fortuna de celebrarle ayer rápido una misa completa ahí mismo, afuera de la Iglesia, donde su cuerpo se encontraba, antes de que los médicos y la ambulancia llegaran para llevársela. Se fue en medio de cantos, oraciones y aplausos de miembros de la comunidad.

—–

El lunes 3 de febrero, recibimos sus cenizas a las 6 pm en nuestro templo de San Maximiliano Ma. Kolbe, y rezamos por ella el rosario y oraciones por su alma. Y a las 7 pm, celebramos una misa con sus cenizas, en su Templo de San Maximiliano Ma. Kolbe, que fue su casa, donde ella sirvió a nuestro Señor.

Descanse en Paz Sandra Gutiérrez Villarreal.

 

P. Alfonso G. Miranda Guardiola y P. Fernando Torres Fuentes

 

 

 

Les comparto un hermoso mensaje Póstumo que me dejó Sandra Gutiérrez, y que apenas lo voy descubriendo!

Póstumo

Lo escribí el sábado en la tarde, y ella me contestó esa misma noche, después de que platicamos en Sanmax.

Me dijo que lo haría, y que ella sí pondría lo que yo no me atreví a escribir, pero que le comenté (y vaya que sí lo escribió).

Todo lo hizo, se despidió de mucha gente, felicitó a una cumpleañera, agradeció regalitos que le mandaron, publicó un aviso para colectar despensa, y hasta tuvo la delicadeza de contestar mi mensaje!

Que bella manera de irse al cielo.

Descanse en paz.

 

P. Alfonso G. Miranda Guardiola.

5 de febrero del 2014.

@padrealfonsom

 

 

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: