"Déjate conducir por la Inmaculada"

Pensamientos de San Max

El 24 de Abril de 1930 pone sus pies en Nagasaki, la tierra santificada con la sangre de los mártires, la ciudad más católica del Japón. A ella llega con dos compañeros, Fr. Zenón y Fr. Hilario, sin alforja, sin medios humanos, con el dinero indispensable para poder subsistir una  temporada.
Gracias a su férreo tesón y a su inconmovible confianza en la Inmaculada consigue su intento en pocas semanas. En el mismo mes de mayo sale el primer número de Caballero de la Inmaculada, en Japonés. Su tirada: ¡10.000 ejemplares!  Y es sólo el comienzo.

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: