"Déjate conducir por la Inmaculada"

Pensamientos de San Max

“Tenemos necesidad  de la oración de modo absoluto, y antes que de cualquier otra cosa, para que nuestro trabajo en esta tierra aporte buen fruto. ¡Cuántas almas no conocen todavía ni a Jesús ni a la Inmaculada!”

El 6 de mayo de 1931 se trasladan todos a su nueva y modestísima residencia. Han de bautizarla en japonés: Jardín de la Inmaculada. Para Japón -con sólo 100,000 católicos entre 80 millones de habitantes – comienza una nueva era misionera.

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: