"Déjate conducir por la Inmaculada"

Pensamientos de San Max

Los meses que van de diciembre de 1939 a febrero de 1941 resultaron en extremo difíciles. Niepokalanów se convirtió en este tiempo en residencia provisional de miles de prófugos polacos, procedentes de la región de Poznan. A ellos se agregó en seguida un grupo de unos 1,500 judíos. Prófugos polacos y judíos perseguidos, antes tan  distanciados, se ven ahora hermanados por el común sufrimiento. Casi desaparecen las diferencias de religión cuando lo más importante es la fe en el único Dios, a quien todos confían su destino. La ciudad de la Inmaculada se trasforma en la Ciudad de la Caridad.

“Si Dios nos permite sobrevivir a la guerra quedaremos infinitamente reconocidos a los habitantes de Niepokalanów. No olvidaremos jamás su bondad hacia los hebreos prófugos de Poznan: la ensalzaremos en toda la prensa extranjera.”

La Gestapo tramaba la detención de San Max, no quiso huir y esconderse, tenía que permanecer en Niepokalanów como pastor bueno, aunque fuera al precio de su propia vida.

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: