"Déjate conducir por la Inmaculada"

Crónica Asamblea Eclesial Diocesana (AED) de Monterrey 28-30 noviembre 2011

En un marco de cordialidad y buenos deseos dio inicio la 7ª edición de nuestra Asamblea con el mensaje de bienvenida de nuestro Sr. Card. Francisco Robles Ortega, quien nos invito a vivir la AED como única e irrepetible y así con entusiasmo y pidiendo al Espíritu Santo que guiara nuestro desempeño comenzamos a participar en el proyecto para el cual fuimos convocados.

Fue grato ver a todos en comunión y con una meta en común, para mi esta es la primera vez que participo en la AED y espero no sea la ultima; ya que todos íbamos dispuestos a escuchar, aprender y aportar; no fuimos convocados a enseñar nada, sino, para aportar nuestro sentir encausado por Jesucristo sobre los temas presentados y que estas aportaciones sirvan como guía para el proceder y la renovación de nuestras Parroquias y sus comunidades, claro que cada una a su paso y siempre respetando el nivel de conciencia de cada individuo. En esta ocasión el tema central de la Asamblea fue el KERIGMA que es el encuentro con Jesucristo y saber que el esta en cada uno de nosotros.

Cada tema expuesto fue de una manera amena y entendible; tanto que cada uno de ellos tuvo un impacto distinto en cada persona, esto se vio reflejado en las mesas de trabajo, donde había diferencias de status social, económico y académico pero un solo Espíritu y es por eso que todos los aportes eran buenos, ninguno fue rechazado cada uno se fundió en una sola respuesta.

Además del trabajo también hubo momentos de esparcimiento y en cada uno de los breaks en lugar de ir y hacer una llamada u otra cosa la mayoría seguía comentando los temas vistos y la platica nos llevaba de lo social a lo espiritual y hasta terminamos hablado de bioética y como esta ha tomado un papel tan importante en nuestros días, disfrutamos de música y oración, momentos de reflexión y testimonios que nos empujan a seguir adelante en este camino de la renovación espiritual.

Solo puedo hablar de gratos momentos en estos 3 días llenos de unidad, tolerancia, aceptación y lo mas importante fue que cada uno de los presentes pudimos ver a Jesucristo en nuestro prójimo, tanto que en nuestra mesa se llego a comentar que se sentía como si nos conociéramos de toda la vida a pesar de las diferencias de cada uno y como no íbamos a sentir esto si estábamos viendo a Jesucristo en el otro; porque cada uno en su momento experimentamos este encuentro con El y estamos conscientes de que fue El quien nos convoco y nos coloco en compañía de las personas que necesitábamos escuchar y que nos escucharan.

El Señor Cardenal siempre estuvo con nosotros y cada una de sus intervenciones en el estrado fue fructificante, desde su mensaje de aliento cada mañana hasta su respuesta a los testimonios con tinte de reclamo de algunas personas, pero el con la elegancia y fineza que lo caracterizan y lleno de la gracia del Espíritu Santo compartía las palabras exactas ante las cuestiones expresadas; con palabras firmes pero con el amor de un padre que corrige a su hijo.

La clausura se dio entre aplausos y todos llenos de una fe renovada y con la esperanza de una nueva evangelización, con la alegría de ir a nuestra comunidad a compartir lo vivido en esta asamblea.

Gracias Dios Padre por haberme convocado a esta tu Asamblea.

Luis Gustavo Carlín Molina

Responsable del Archivo Histórico Arquidiocesano de Monterrey

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: