"Déjate conducir por la Inmaculada"

Poema: Las campanas ya no tocan en Monterrey

 

 (Pintura de David González 1996).

Las campanas ya no tocan en Monterrey

Ahogan su voz al no poder plañir

Gimen pero no suenan,

Lloran porque ya no hablan

 

Solo la madera que la sostiene cruje

Todo es ahora tristeza y dolor

Heminway también calla, al no poder ya decir:

¿Por quién doblan las campanas?

 

Antes era el eco de las voces que alababan al Señor.

La algarabía de echar las campanas al vuelo.

Acento grave, sonoro e inconfundible

De un canto inquieto, alegre y matutino.

 

Hoy, hoy solo el recuerdo queda.

La añoranza de una capilla en oración.

El murmullo sonoro de unas aves.

El repique lento y suave ante una procesión.

 

Recuerdo de una vieja costumbre

De una voz que llama a misa… a la Iglesia

Y que antiguamente llamábamos tradición.

 

Autor: P. Alfonso G. Miranda Guardiola

@padrealfonsom

Un comentario

  1. Katty /

    Gracias Padre recorde las campanas de las iglesias que me vieron crecer.
    Abrazos del alma!!!
    Katty

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: