"Déjate conducir por la Inmaculada"

Cuento Navideño: El reencuentro

Un rencuentro

En una casa no muy rica vivía la familia Ramírez formada por un niño llamado Mauricio, su hermana Andrea y la mayor de nombre Daisy, Mary su mamá, Gerardo su papá y la sirvienta Aurora. Una noche de diciembre Daisy ponía el árbol de navidad mientras que Mauricio jugaba con el gameboy de Andy, quien se enojó tanto que quizo arrebatárselo. Mauricio tropezó con los adornos del árbol, Daisy le dijo que no se preocupara pues ella lenvataría los adornos, mientras tanto, Aurora traía la cena. Andy y Mauricio corrieron a la mesa para sentarse, compitiendo a ver quien lo hacía primero, Daisy por su parte, con mucha educación se sentó. La mamá y el papá tenían que salir con mucha prisa pues debían ir a la casa del director, el señor Pérez, a quien querían solicitarle un aumento de sueldo a Gerardo, pues el ganaba muy poco.

Mientras tanto, en la casa, la cena había terminado y todos se fueron a sus habitaciones a dormir. Alrededor de las 12:00 de la noche, Mauricio bajó por agua, pero no se dio cuenta que  un enchufe estaba fallando y que pronto haría un corto circuito.

El bebió agua,,regreso a su habitación y tiempo mas tarde empezó un incendio a causa del corto circuito inminente. Aurora, quien solía dormirse hasta la 1:00 de la mañana, percibió un olor a quemado, por lo que pensó que había dejado encendida la estufa. Fue a corroborar que pasaba y se encontró con el incendio. Salió corriendo de la cocina para buscar a los niños Daisy, Andy y Mauricio y ponerlos a salvo en la calle. Al salir de la casa, Daisy lloró mucho hasta que llegaron sus padres una hora después. A Gerardo no le subieron el sueldo y ahora el incendio.

Daisy sin permiso de sus padres regresó a la casa incendiada para recoger su uniforme y sus botas que no se quemaron así podría ir a la escuela, pero sus compañeros de la escuela se  burlaron de ella, pues al contar lo que pasó, se burlarón de que Daisy ahora era más pobre. Daisy salió  corriendo y no se volvio a presentar a clases, ella se fue lejos, al bosque, en donde pasó algunos días de adviento. mientras que en su casa aún cuando pudieron remplazar algunas cosas, extrañaban y buscaban con desesperacion a Daisy. En el bosque Daisy conoció a dos niñas de nombre Paola y Valeria que vivían con su mamá enferma, su papá había muerto hacía dos años. Paola y Valeria habían salido a buscar ayuda que fue cuando encontraron a Daisy. Al verla la llamaron para pedirle que les ayudara, diciéndole que su mamá estaba muy enferma y que podía morir. Ellas esperaban la ayuda de Daisy, quien solo les dijo: ustedes mienten, y se fue. En el camino Daisy vió a lo lejos una cabaña, se dirigió hacia ella, llamó y le abrió una señora quien la invitó a entrar, al entrar la señora le preguntó por su nombre, pero ella solo le contestó: no sé, soy huérfana. La señora se presento a la niña y le dijo que su nombre era María, pero tambien le dijo: no te daré dinero u otra ayuda, pues sé que te pidieron auxilio y tú no lo diste a quien te lo pidió, además, tus padres y hermanos te esperan con ansia de verte y tu no haces nada desde que ocurrió el incendio. Daisy le preguntó como sabía todo eso, a lo que María  contestó: yo estuve contigo desde que naciste, te ayudé todo el tiempo hasta que, al ocurrir el incendio, me di cuenta de que eres una niña hipócrita, pues finges tus sentimientos. Daisy salió corriendo de la cabaña y volvió a encontrar a las niñas Paola y Valeria llorando, pues la salud de su madre estaba empeorando. Daisy fue corriendo a buscar a un médico, al encontrarlo lo guio hasta la cabaña, pero al llegar, la mamá de las niñas ya había fallecido. Paola y Valeria estaban inconsolables, así Daisy se dió cuenta de la falta que le hacia el rencontrar su camino. Ella salió entonces hacia se casa, en el trayecto encontró otra cabaña donde vivía una muchacha con mucho dinero, quien al verla le dijo: no le hagas caso a  María, ella no entiende, incluso te abandonó a tu suerte, yo en cambio sí te daré dinero y te llevaré con tus padres. Ella al principio se puso feliz por la oferta, pero luego le dijo que NO, acabo de darme cuenta que tu eres el demonio, y se que tratas  que la gente no haga el bien, ella salió con decisión y se fue a su casa. Al llegar a la ciudad, encontró a Mauricio y su mamá quienes la buscaban. Mauricio gritó ¡Daisy! !has vuelto!, despues de abrazos y besos la llevaron a casa. En la mañana de Navidad encontró junto al nacimiento una carta que decía: tuve un hijo, se llama Jesús. Atentamente María. Al leerla Daisy fue corriendo al bosque por Paola y Valeria, su madre les dió la bienvenida y les dijo que irían a comprar vestidos para luego ir a solicitar su adopción.

SAMY

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: