"Déjate conducir por la Inmaculada"

San Max y las Misiones: Navidad Adelantada

[nivoslide gallery_id=”954″ effect=”boxRainGrow” width=”420″ height=”315″]

 

Una mañana Fría y lluviosa no impidió llegar puntuales a la invitación que el P. Alfonso y el P Fernando nos habían hecho como comunidad de compartir una Navidad con la comunidad del sector de la Alianza Real.

El día se pintaba de alegría en  los salones parroquiales al estar cargando las camionetas que llevarían no un regalo, una piñata un jugo despensa o un lonche; si no que estaban siendo cargadas de sonrisas y de amor.

Una vez todo listo para partir y con la bendición del P. Alfonso abordamos los camiones con la alegría en el corazón, cabe mencionar que en el camión que nos toco al grupo del Apostolado de la Cruz también se encontraba el Grupo de Monaguillos y vaya que alegraron el camino con sus juegos risas y aquella melodiosa canción que entonaban al unísono… “un monaguillo se columpiaba sobre la cuerda de la campana como veía que resistía fueron a llamar mas monaguillos…” ; y verlos a ellos con esa cara de felicidad de saber que van a ir a compartir una navidad con otros niños se me ponía la piel chinita.

Llegando a la comunidad se dispuso a preparar el salón que seria nuestra “Fabrica de sonrisas” y con una mano cadena a bajar todos esos regalos que estaban ansiosos de estar en las manos de aquel niño (a) que ya lo esperaba.

Cuando inicio la celebración eucarística y ver la iglesia llena se lleno al igual el corazón de saber todas esas caritas llenas de felicidad y de gozo, y de fondo un coro angelical donde niños entonaban con el corazón melodiosas canciones.

Al finalizar la eucaristía se llego el momento de compartir, se hizo una fila la cual era extensa en numero y así de extensa seria las bendiciones que Dios derramaría sobre esta comunidad, una fila donde la brisa de la lluvia hacia de las suyas y donde el lodo ensuciaba los pies de todos cuantos estaban esperando con alegría su navidad.

Al ir saliendo los niños con su regalo su jugo su chillidog y esa sonrisa y brillo en los ojos hacia que el frío la lluvia y el lodo fueran cosas sin importancia.

Al finalizar la misión Sn. Max todos y cada uno de nosotros no solo traíamos lodo en nuestros tenis o la ropa húmeda,  si no que traíamos  en el corazón una sonrisa de aquel niño con su juguete nuevo un brillo en los ojos de aquella señora que con su bebe en brazos nos dijo GRACIAS, traíamos el corazón lleno y radiante de felicidad…. esa fue nuestra “Navidad Adelantada”.

NESTOR

Gracias por tus comentarios

%d bloggers like this: